Un gran número de murciélagos migrantes a Navarra procedentes de Centro y Norte de Europa atraviesan los collados baztaneses, donde también se ha detectado una abundante presencia de otras especies de murciélagos sedentarias.

Este y otros datos se desprenden del estudio sobre la migración de los murciélagos en Navarra que está realizando el biólogo y experto en quirópteros Juan Tomás Alcalde en el marco del proyecto de cooperación transfronteriza Lindus 2, en el que participan la Ligue pour la Protection des Oiseaux (LPO-Délégation Territorial Aquitaine), la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife), el Gobierno de Navarra a través de la empresa pública Gestión Ambiental de Navarra (GAN-NIK) y el Ayuntamiento de Auritz/Burguete. La parte del proyecto relacionada con los murciélagos, se desarrolla entre 2016 y 2018 bajo la dirección técnica de la empresa pública GAN-NIK y la Dirección General de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno de Navarra, y con la colaboración del Guarderío Forestal de Gobierno de Navarra.

En las dos primeras temporadas de observación, se han detectado vuelos de carácter migratorio en 6 collados: Artesiaga, Urkiaga, Izpegi, Ibañeta, Gabarbide y Lizuniaga. Entre todos ellos destaca Izpegi, que acumuló el 40% de los movimientos de este tipo registrados. Por los datos encontrados hasta ahora, parece que los murciélagos migrantes entran en esta parte de Navarra sobre todo por determinados collados de Baztan, más que por los de Quinto Real o Alduide, una hipótesis que se comprobará con nuevas grabaciones en la tercera temporada de observación.

Otro de los collados en los que se han registrado numerosos vuelos de murciélagos ha sido el de Artesiaga, aunque en este caso la mayoría de los vuelos se corresponden con especies sedentarias de murciélagos que acuden allí a cazar, probablemente atraídos por los insectos asociados a los pastos y el ganado. En este collado se han identificado al menos 12 especies diferentes de murciélagos.

La mayor parte de los murciélagos que se han observado migrando (89%) son nóctulos pequeños (N. leisleri), una de las cuatro especies típicas de murciélagos migrantes, seguido a gran distancia por el nóctulo grande (N. lasiopterus, 3% de los vuelos). Todos los vuelos de migración detectados se corresponden con individuos aislados, salvo dos grabaciones que incluían sendas parejas, lo que lleva a concluir que la migración es dispersa y no en bandos como muchas aves. Y por fechas, el mayor paso se produce entre finales de agosto y la primera quincena de septiembre.

Mayor conocimiento para una mejor conservación

Navarra es zona de paso de numerosos animales migrantes que, tras haber criado en el Centro y Norte de Europa, descienden a latitudes más bajas y templadas para pasar el invierno. El grupo más numeroso y mejor conocido es el de las aves, pero también otros grupos de animales, como murciélagos o insectos, realizan migraciones similares.

Sin embargo, los movimientos migratorios de los murciélagos son todavía muy desconocidos, debido principalmente a la dificultad intrínseca que entraña el estudio de estos animales, que vuelan exclusivamente de noche y se refugian en lugares recónditos. Los pocos datos existentes sobre la migración del continente europeo a la Península Ibérica (destino final de hibernación) se han obtenido en su mayoría mediante el anillamiento y recuperación de ejemplares. En Navarra, la revisión de cajas-refugio ha revelado la llegada de hembras de especies migrantes en septiembre, lo que indica que murciélagos procedentes del Norte hibernan en la Comunidad Foral.

Con el fin de conocer mejor las rutas migratorias de estos animales y favorecer su conservación, el proyecto Lindus 2 está registrando la actividad de murciélagos en collados del Pirineo navarro utilizando una metodología nueva: una cámara de vídeo infrarrojo-térmico, junto con un detector de ultrasonidos. La primera permite identificar la trayectoria del vuelo, mientras que el segundo posibilita la identificación de la especie a través de sus ultrasonidos. Gracias a este último, es posible discriminar la actividad migratoria, de la caza o la propia de la época de celo.
Durante la temporada de migración de 2016 se muestrearon 12 collados y, tras los datos obtenidos, en 2017 se repitió en algunos de ellos, se desecharon otros por falta de actividad migratoria y se incorporaron otros nuevos.

De forma complementaria, en 2017 también se han marcado con radioemisores 10 murciélagos migrantes de los hallados en cajas-refugio para analizar su comportamiento. Con la ayuda del personal de Guarderío Forestal, se han localizado mediante radiorreceptores a dos de ellos: dos hembras que están ahora hibernando en la Foz de Lumbier y en la de Arbaiun.

El mayor conocimiento de las rutas migratorias de los murciélagos permitirá proteger sus zonas de paso, evitando, por ejemplo, la colocación en esos lugares de parques eólicos causantes de numerosas muertes de quirópteros. Asimismo, los datos sobre la distribución de las especies sedentarias resultarán muy valiosos para la conservación de sus hábitats.

Aves, murciélagos, ecoturismo y educación ambiental

Junto con la monitorización de murciélagos en Navarra, el proyecto Lindus 2 está dedicado a la migración postnupcial de aves a través de la vía occidental, la educación ambiental y el impulso del ecoturismo. Está cofinanciado al 65% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) a través del Programa Interreg V-A España-Francia-Andorra (POCTEFA 2014-2020).